Plaqueta y ya

Antes "Verde Plaqueta" (aunque todavía es verde); antes antes "Documentando mi pasado, pa' que haya constancia" (aunque todavía lo documento, y todavía es pa' que conste).

martes, agosto 31, 2004

Compradora compulsiva

Ayer compré:
- Un café tan malo que tuve que abandonarlo en una banquita
- Un vaso de pepinos rallados
- Un libro de Eduardo Galeano
- 5 metros de fleco dorado para tapicería (que ahora están cosidos al fondo de nylon negro adquirido el día anterior)
- Un control de Nintendo
- Una peluca de cabello natural negro
- Una prenda de ropa de flequitos, muy difícil de describir
- Una botella de litro y medio de Be-Light sabor pera

Y hoy:
- Tres pilas AAA Duracell
- Una impresora Canon S200
- Un cartucho pirata para dicha impresora
- Una ficha Telcel de 100 pesos
- Unos lentes sin aumento (para ir de incógnito)
- Unos bóxers de encaje negro
- Una pulsera peluda
- Una bolsa de rayitas verdes
- Hilo color ocre
- Un metro de elástico negro
- Tres paquetitos de chicles Trident
- Un libro de inglés fotocopiado

Y seguro estoy omitiendo más cosas. Estoy perdida.



"¿Hasta cuándo?", "¡Ya basta!"

Hoy iba en el metro y me robaron mi discman. Simplemente lo sacaron de mi mochila y se bajaron del vagón. "¡Ya basta!", "¡Métanlos tras las rejas!". A ver, ¿dónde estaba López Obrador para darle un porrazo al delincuente, eh? ¿Ya ven? ¡Son cómplices de los amantes de lo ajeno! Hoy fue mi discman, mañana podría ser mi vida.

(aquí es cuando entra Denzel Washington y se chinga a todos los malos roba-discman)

Creo que lo que más me dolió fue que por primera vez en su existencia le había puesto pilas Duracell, no "Fantasy", "Rocket", "Tectron" o "Sqmy" (estas últimas son las más chistosas). Y mi disco de Shooglenifty, pero ps Itzel lo quemó a tiempo y podré recuperar la musiquita celta-roquera.
Total, más me había robado la RCA al momento de mi compra.

lunes, agosto 30, 2004

Quiero ser Ibargüengoitia, sniff.

(post azotado)
Sniff. Fuera de este blog escribo tan acartonadamente, que deberían dejar caer un objeto pesado sobre mi cabeza. Ach, no lo puedo evitar. Los maestros tienen la culpa, pinche escuela, me ha arruinado. Tengo frente a mí la pantalla en blanco de Word, y nada, ni una sola línea sale fluidita. Apesto. Nunca nadie me va a dar monedas a cambio de palabra-escrita. Me voy a morir de hambre y voy a tener que trabajar de cajera en Wal-Mart.
El mundo apesta, blah blah.

Barrumbada

Otra palabra nueva. Muy útil, en sus dos sentidos, para alguien como yo: arrogante y compradora compulsiva.

barrumbada.
(Voz onomat.).
1. f. coloq. Dicho jactancioso.
2. f. coloq. Gasto excesivo hecho por jactancia.

Sursuncorda

No conocía el término. Me gustó.

sursuncorda.
(Del lat. sursum corda, literalmente 'arriba los corazones').
1. m. coloq. Supuesto personaje anónimo de mucha importancia. No lo haré aunque lo mande el sursuncorda.

sábado, agosto 28, 2004

La rola del Buki

Ayer, por primera vez desde que JC me botó, escuché la rola del Buki. Iba en un micro hacia metro Guerrero y empezó a sonar, en "La nueva amor". Es difícil identificarse con una canción interpretada por un señor de bigote, pero como bien había predicho, me llegó al corazón, ¿quihubo? Es que es un rolonononón, cómo de que no.

viernes, agosto 27, 2004

Edemex is coming to town

*Este post fue editado porque Mario es un imprudente*

"Tuve la oportunidad"

Hoy Mario y yo hacíamos recuento de las frases lugar-común más gachas que la gente usa cuando habla "en serio" (como-película-de-Denzel). Concluimos que una de las más abominables era cualquier conjugación de "tener la oportunidad".
Una hora después, fuimos a la cosa esa del concursito de crónica. Sin deberla ni temerla, "cedieron la palabra a los jóvenes escritores". Yo fui la primera, plaff, me pusieron el micrófono enfrente. Adivinen qué frase incluí en mi choro.

Círculo vicioso

En la clase de español de mi secundaria infrahumana, me dejaron leer Juventud en éxtasis, sí, el mismísimo libro de CarlosCuahtémo. Apuesto a que ustedes no han tenido el placer, tst. Yo me trepé por las paredes desde las primeras páginas. Una joya pa' poner los pelos de punta.

Hay dos frases que nunca olvidaré del librito. Una me la dijo "mi mejor amiga" de 1er año, reprobando la desfachatada indecencia que demostré al darle un besitito a un güey: "con las mujeres, es como con los autos: los hombres prefieren uno usado para aprender, pero al final, se quedan con uno nuevo". (Ayer descubrí que ahora esa chica reportea para El Sol de México.)

"Las mujeres no dominan al mundo por una simple razón: son víctimas de sus hormonas". Esa es la otra. Me dio un entripado al leerla, y eso que en esos tiempos ya era yo anti-feminista. Luego vinieron los comerciales de Kotex donde las viejas hacían unas escenitas espantosas cuando estaban "en sus días". Tras CarlosCuauhtémo y esa campaña publicitaria, sentí el compromiso de demostrar al mundo, y a mí misma, que las hormonas no andan por ahí dominando gente. Pinche sistema endócrino, que no me venga con que puede más que yo, chingá.

Pero.

Cada vez que, en plena menstruación, me azoto más de la cuenta por cualquier babosada, me da un chingo de coraje. Me enojo conmigo misma por ser tan pendeja y "dejarme dominar por las hormonas". Y entonces me azoto más. ¡Pero qué no entiendes, pinche Tamara, que te tienes que estar en paz! ¡¿No le puedes demostrar a nadie que eres un ser racional y lleno de sentido del humor?! ¿No verdad? ¡Pareces vieja! ¡Eres una vieja! *Golpe en la cabeza contra la pared*

Cuando me empiezo a enredar así conmigo misma, deberían arrojarme a un hoyo. O hacerme cosquillas en la panza.

Ay no, soy una mujer de Huxley

Cuando no anda imaginando utopías futuristas y tropicales, y se pone a escribir de su Europa sigloveintera, Huxley tiene dos tipos de personajes femeninos. Primero están las femmes fatales por las que los gentilhombres derraman babas, mujeres banales pero buenotas y muy agraciadas, receptoras de los favores de quien les venga en gana. Mangoneadoras e intocables. Unas reinitas.

Y luego, están las esposas. Siempre andan lloriqueando cuando el marido se les va a perseguir a las de la primera categoría. Uhmch, están ciega, perdida y locamente enamoradas, sin que nadie se los haya pedido. Los esposos no saben qué hacer. Los hacen sentir culpables, las odian calladamente, pero no se pueden deshacer de ellas, ni siquiera decirles que las quieren arrojar por la ventana. Una lata.

Si me preguntan, a mí no me gustaría ser ninguna de las dos. Preferiría ser el gentilhombre, científico eminente forrado de tweed, ah, y con bombín. Claro, yo quiero ser Huxley. Pero no. Creo que a veces me parezco más a la esposa-alfombra. Nadie me pidió enamorarme así. Sáquese.

Es por eso que a veces Huxley tiene en mí el efecto de un libro de superación personal. Pobre Aldous, si supiera que medio siglo después estaría cumpliendo las funciones de CarlosCuauhtémo en la retorcida cabeza de una mexicana desairada.

Sé que JC se siente culpable por hacerme sentir mal. Creo que a veces -como hoy-, mucho más de lo necesario. Y entonces yo me siento culpable por hacerlo sentir culpable y él se siente más culpable y yo me siento tonta por sentirme culpable y hacerlo sentir culpable y se siente culpable de hacerme sentir tonta. ¡Que alguien detenga esto! ¿No nos podemos quedar con una tristeza nivel-1 y ya? ¿La depresionsita vulgar y saludable que en teoría padezco, y eso nomás por ratitos? ¿Qué diría Huxley de nosotros, eh?

martes, agosto 24, 2004

Barros

Política, religión y acné: los temas donde más posturas encontradas pueden hallarse.
Nadie coincide cuando de explicar los barros se trata. Yo no sé de dónde vienen los míos, pero de pronto han escogido mi cara como un buen escenario para reproducirse. Uhmch.
Me puse a leer aleatoriamente páginas en internet sobre barros, y terminé con una descabellada teoría hipocondríaca: seguro tengo los ovarios polienquistados, por lo que jamás podré tener hijos, y además soy 7 veces más propensa a morir de infarto que el resto de la población. Ejem, pero no creo. O espero. Ay.
Teorías más plausibles apuntan al aguacate de mis tortas de queso blanco, por ser un alimento altamente grasoso. Pero quesque los dermatólgos dicen que te puedes empacar un frasco de mayonesa y no te pasa nada. Dicen. Porque empíricamente todos se quejan de barros-del-día-siguiente tras atracones de chocolate.
"Nooh, ps seguro es que andas ahí de cochinota". Sí, hay quienes dicen que mucho sexo equivale a brotes espinillosos. Sniff. Pero ahora mi caso es justamente el contrario. ¿Por qué entonces los barros? Quizá sea por eso mismo. Después de todo, ¿quiénes encarnan el estereotipo del barroso? ¡Ps los pubertos a quienes nadie les da pa' sus tunas! Aunque ahí cabría preguntarse: ¿tienen barros porque no están sexualmente satisfechos, o son sus barros los que ahuyentan a los satisfactores sexuales? ¿Qué fue primero, el huevo o la gallina? ¿Y si este es el inicio de una espiral en descenso que me conducirá al escarnio público, y al absoluto rechazo social, todo por las imperfecciones de mi cutis?
Soy una adolescente que no ha superado la etapa de crisis-por-barro-en-la-nariz.

lunes, agosto 23, 2004

Hormigas

Son la mejor plaga para tener en casa. Se comen a las cucarachas, y a los cadáveres de otras plagas más gordas (como ratones, supongo yo). Cuando se tiene la mala costumbre de comer frente a la computadora, ellas se encargan de limpiar los restos de comida que quedan atrapadas en el teclado.
A veces se meten a nadar a la jarra de agua, pero es fácil sacarlas con una cuchara. Para cuando invaden mis cajas de cereal, he descubierto un método que las hace huir: hay que chiflarles alguna melodía en el tono más agudo posible. Salen corriendo del plato.
Y si por accidente uno llegase a comérselas, son altamente nutritivas. No transmiten enfermedades (están llenas de ácido fórmico, que de algún modo funge como mata-microbios, y además les da un rico sabor avinagrado).
A veces caminan por la piel y dan cosquillas. A Antonia (mi gata) es algo que parece molestarle especialmente (a veces sale corriendo y se muerde la cola enloquecida, supongo que porque alguna se anda paseando sobre ella). Bah, pero son consecuencias mínimas. Me quedo con las hormigas.

Incapacidad clínica para el baile

El viernes fuimos al California Dancing Club. Resultó ser tarde danzonera. No exagero, por favor creánlo, cuando digo que no logré dar NI UN SOLO paso correctamente. De pronto la expresión "dos pies izquierdos" cobró absoluto sentido pa' mí. Una pesadilla.
El resto de las chics medio agarró la onda de los pasitos. No fue mi caso: los señores que insisitieron en sacarme a bailar, a pesar de las advertencias, se deshacían de mí tan pronto la musiquita terminaba. Uno se emputó legítimamente, "¡Ponga atención, señorita! ¡Así no, le digo, ASÍ NO!". Sniff. Me dio pena con él.
Y ps sí. En la primaria nunca pude aprenderme las coreografías de los bailables pa'l día de las madres. Fui expulsada del zapateado jarocho y del rocanrrol. Mejor me pusieron a recitar "emotivos poemas", que en una ocasión le arrancaron lágrimas a la directora.
Ya con vida social, hubo una tarde que, tras un montón de vodka con escuér, pude bailar merengue. No fue algo que durara más de 42 minutos.
Por eso me quedo con lo tropicalón movido y, por supuesto, con el electrónico. Si fuera menos maricona, hasta al slam le entraba. Cualquier cosa donde se valga la anarquía dancística.

sábado, agosto 21, 2004

El ama de casa del futuro


"Compre usted mis productos, coloridos, hechos en casa y altamente embriagantes." Posted by Hello

La forma más chic de consumir una pinchurrienta botella de Antillano


Quizá pude haber conseguido un molde más chistoso, pero este me pareció lo suficientemente ridículo. Y ya. Lo amarillo es de mango, lo cafecito de jerez. Sabía muy buena, y empedó a un puñado de gente.
Contrataciones y ventas aquí en mi blog. Es el inicio de mi microempresa: "Repostería embriagante 'Tamara' " (como "abarrotes 'Mayra' ") Posted by Hello

miércoles, agosto 18, 2004

El fantasma de mi novio amputado

Según se cuenta, si te cortan una pierna, te va a dar comezón en la punta del dedo gordo que ya no existe más.
A mí todavía me duele el novio amputado.

La película de Denzel Washington.

¿Qué es TAN en serio como-película-de-Denzel-Washington? Ps una película de Denzel Washigton (*abucheo de salón de primaria cuando alguien sale con cualquier chabacanería*).

[paréntesis para la palabra chabacanería: Word me la dio como sinónimo de perogrullada, y me gustó un chingo. Veamos qué dice el DRAE:

chabacanería.
(De chabacano).
1. f. Falta de arte, gusto y mérito estimable.
2. f. Dicho bajo o insustancial.
Real Academia Española © Todos los derechos reservados]

Ah, sí, pero la película de Denzel Washigton. Noh, es que Hombre en llamas está TAN en serio que resulta cotorrísima. Denzel es "mui tremendou guarhda-espaldhas qui hablah un poquitou di espaniol, durou e incommobiblei", quien, al final, se revela como poseedor de un corazón pachoncito (*aaaahh* de ternura).

[paréntesis: convoco a todos a determinar la onomatopeya correcta para ese "aaaaaahh", ya saben, el que hace la gente en el cine u otra situación social cuando ve algún perrito, cotorrito o cría humana muy "tierna" (como chayote o coliflor).]

Es un deleite ver la imagen de la Ciudad de México que Tony Scott tiene en la cabeza. Es un mundo patas pa' arriba, donde todos están perpetuamente escuchando mariachi, y hay organilleros -entre semana- en la Condesa. Se celebran raves candentes en el Cine Ópera (¡aquí por mi casa, eeh!) donde todos ovacionan a Denzel Washigton (disfrazado de jJjjjJjoven en onda, con un paliacate en la cabeza y una playera sin mangas de calaveritas) cuando se pone a dar balazos e incendia el lugar. (Y después de semejante desmadrote: corte a: día siguiente, soleadito, exterior casa de Las Lomas.) (O bueno, no sé si sea esa la escena que sigue. Lo aclaro pa' que no me señalen como mentirosa los que sí se fijaron.)

En el mundo Ciudad-de-México-Tony-Scott, del que habla tan románticamente en las entrevistas (recuerda a Bob Ross hablando mientras pintaba sus chulos paisajes), los funcionarios públicos "misteriousament habla con accentou, inclusou cuandoh dice shingaitumader". También son todos devotos a la Virgen de Guadalupe, la mencionan ante la menor provocación. Ah, qué latinos estos. Chupan Corona (la cerveza es) hasta en la oficina. Hay putas-bien-pichis-feas en pleno Paseo de la Reforma, ahí donde ya Slim sembró florecitas. Los niños van a una escuela que, en realidad, es un museo. Y los hay de chile-mole-y-pozole, todos hechos bolas en el ficticio colegio de socioeconomía indefinida (ps sí, que es un museo, ¿no les digo?).

¿Y quién es ese, el hermano del malo? ¡Hey! ¡Él no es mexicano! ¡Es brasileño! ¡Yo lo vi en Ciudad de Dios, Carandirú, y todas las pelis brasileñas que han pegado! ¡No pretendan engañarnos! ¡Fuera extranjeros del elenco! Ejem, claro, que la reportera estrella del Reforma "entrevistah a todous con cantaditou" y le dice "tuh y io sólou cohimos" al de la AFI (que habla igualito que ella, pero con construcciones gramaticales todavía más locochonas). Pero cuidadito, nada de portañol: por eso Gero Camilo no dice palabra en toda la película.

Ah, pero que viva Chucho Ochoa.

martes, agosto 17, 2004

Sólo lo hice por el dinero

Hoy caminaba por las calles del centro, haciendo la digestión de una torta de queso blanco, cuando me acordé de un concursito literario de la delegación Cuauhtémoc al que había entrado, y cuyos resultados seguramente ya debían estar publicados afuera de la polvosa oficinita donde me recibieron los textos. Así que pa' allá fui, a la calle "Luis Donaldo Colosio", bigotón héroe de la patria nuestra.
Y ps sí: ahí estaba yo en la lista, como "Plaqueta" (ya ven que siempre piden pseudónimo), y una cifra de 3500 pesotes al lado. Albricias, albricias, dinero gratis. La secre me dijo que en algún momento me llegaría, por correo-cuatridimensional-Servicio-Postal-Mexicano, la invitación pa' la premiación. Eeeh.
Después de la inmediata alegría vino la mortificación mamona. Pensé: chale, seguro nomás gané porque nadie metió nada a la categoría de crónica (todos los jjjjovenes escriben cuento o poesía, con los abominables resultados bien conocidos por todos). Pero lo pior: va a ser la primera cosa que me publiquen en mi vida, y es TAN no-yo. Se trata de un texto impersonal, complaciente, y bien pichi ñoño. Ah, y lo escribí a las 2 de la mañana del día anterior al límite de entrega (aunque eso más bien suena a justificación pa' cuando el profe te dice que no manches, que te quedó bien gacha la tarea).
La crónica ganadora esta es TAN en serio como una película con Denzel Washington. No tiene ni un chistecito. Ni uno. Jamás nadie diría que yo lo escribí.
Creo que hasta le fue mejor a Niche, que vio su nombre por primera vez publicado en un diario firmando una nota acerca del derrame cerebral de Nelson Ned.
Bah. Pero lo hice sólo por el dinero.

domingo, agosto 15, 2004

¡George W. Shure!

Acabo de ver al nuevo personaje de Andrés Bustamante: George W. Shure. Espero que lo hayan visto. Describirlo sería una necedad, además soy pésima relatando audiovisuales. Baste decir que estuvo buenérrimo.
Yo no sé por qué no he grabado, desde 1992, todas las intervenciones de este güey en olimpiadas y mundiales futboleros. Espero que alguien en el mundo sí lo haya hecho y se haga rico vendiéndolos por internet. Yo sería la primera clienta.
Que viva Andrés Bustamante. Aún lloro la desaparición de Ponchivisión. Ese güey debería ser el dueño de la televisión mexicana, pero por el momento sólo tenemos poquito que cada dos años sale en Los Protagonistas.
Recomiendo ampliamente que visiten www.ponchito.com . Es un ejemplo de lo que sí se debe hacer con las aplicaciones web de colorcitos.

viernes, agosto 13, 2004

El derecho a la intolerancia

"Esta ideología no acepta la homosexualidad porque piensa que no es natural y que por eso Dios creó al hombre y la mujer. También consideran que las mujeres no son, de corazón, parte de este grupo. Ellos son antifeministas, están contra el aborto y piensan que el alto índice de natalidad es algo que ellos deben aceptar como la voluntad de Dios. Desaprueban los métodos anticonceptivos porque los consideran un asesinato. Piensan que un miembro de su grupo no es responsable hasta que tiene un hijo."

Híjole, ¿a poco no se les revuelve la barriga nomás de leer esto? P-pero, ¿quiénes son ellos de los que el texto habla? ¿Los fundamentalistas cristianos a cuyas huestes pertenece Bush? ¿Provida acaso? No. Tampoco es un extracto de la Guía de Padres de Martita.

Lo dice nada más y nada menos que la cultura rastafari.

(http://usuarios.lycos.es/rocounlimited/twodescphotos1.html , para que vean que no me lo saqué de la manga)

¿Que por qué ando metida en esas páginas cochinas? Ah, es que, como podrán leer más abajito, en los comentarios del post titulado "Qué ocurrencias", hay un güey que me convoca a no andar criticando sin saber, y a tener "un poco más de tolerancia", a la hora de afirmar que el reggae nomás no me gusta.
Hoy, después de leerlo, me pasé un rato rumiando la idea: ya he tenido mis problemas por ser tan pinche criticona, incluso terminé borrando, arrepentida y avergonzada, un post en este blog que en cierta forma supuraba intolerancia solapadamente dirigida hacia quien más quiero. Y ps sí, esos rastosos tienen su historia y su música tiene harta carga-política-y-las-arañas. Y que si la importancia social y la historia de los pueblos oprimidos.
Por eso me metí, como Pachafar (el fan de reagge que "se ve que sí le sabe") me dijo que hiciera, "a leer con respecto a ello". Me topé entonces con las preciosuras cutadas al inicio de este post. Ahora, con todas las de la ley, afirmo que ME CAGA el reggae. Son unos cristianos tan clavados como los de Pare de sufrir, y por lo visto, tan mochos que se llevarían bien con los de la Anahuac (aunque... es que... o sea... son negritos...)
Sí, ya sé que no es tan simple, que no estoy considerando una serie de cosas. Pero tampoco estamos considerando "una serie de cosas" al afirmar que nos caga el partido republicano, que nos caga Fox, que nos cagan los fundamentalismos, que nos caga el neoliberalismo, por citar algunos ejemplos de cosas cagantes. Pero aquí, entre nosotros (a menos que Edemege se cuele a leer este blog), nadie va a pedir tolerancia para semejantes entes-instituciones-o-sistemas-económicos. Estamos en toditito nuestro derecho a elegir con libertad los receptáculos de nuestro odio, y a partir de ahí dirigir e interpretar información y argumentos con la tendencia que más nos plazca. Total, ni hay verdades absolutas, ps.

jueves, agosto 12, 2004

Por poco soy una palabra de diccionario

Buscando no sé qué en el diccionario francés-español, me encontré con mi propio nombre, nomás que con acentuación esdrújula:

támara. f. palmier des îles Canaires; bois des palmiers. - pl. dattes en trochet; menu bois, brindilles.

Y luego me metí a la Real Academia. Y sí es cierto. No sabía, en verdad:

támara1.
(Del ár. hisp. támra, y este del ár. clás. tamrah).
1. f. Palmera de Canarias.
2. f. Terreno poblado de palmas.
3. f. pl. Dátiles en racimo.

támara2.
(Del lat. *termen, -ĭnis, por termes, -ĭtis, ramo).
1. f. Rama de árbol.
2. f. Leña muy delgada, despojos de la gruesa, o astillas que resultan de labrar la madera.
3. f. Guad. Carga de ramaje de roble, encina o pino, que pesa de ocho a diez arrobas.

Aunque, por supuesto, el acento anula toda similitud. De todos modos, ahora sé que puedo poner mi nombre en el Scrabble.

Debo...dejar...de....evadir...la...responsabiliaaad

Mañana hago mi examen de colocación de francés. Si no quiero que me pogan otra vez en nivel 2, en el que de por sí me desesperaba por la lentitud cognoscitiva de todos mis compañeritos, tengo que ponerme a estudiar.
Ah, pero no. Fui a la tintorería, al mercado, al sastre, al súper, al cerrajero, y a hacer todos los mandados que se me ocurrieron. Lavé y planché ropa. Me preparé un huachinango en chile pasilla bien bueno. Y luego vine aquí a escribir y platicar y babosear. Todo menos lo que debería.
Ya, un cafecito y ya voy. De veras.

Misterios en las clases de idiomas

A la hora de estudiar lenguas extranjeras, nadie tiene senos, ni trasero, mucho menos genitales. A veces hay algún osado que pregunta cómo se dice "pene" y/o "vagina", y hace que el profe se ponga de colores. Recuerdo el escándalo generalizado y las risitas mal disimuladas en mi clase de francés cuando Ruy, especialista en incomodar oficinistas, añadió a la descripción de su mujer ideal "les poitrines ni trop grandes ni trop petites" (o sea, que ni muy pechugona ni plana tampoco).
En mi libro de francés viene un esquemita que indica hasta cómo se dice pestaña o uña. "C'est l'ongle de Pierre Vincent", "il à des cils noires". Mais de son pénis on ne sait rien.
Sin embargo, lo "prohibido" siempre es lo primero que circula clandestinamente entre los alumnos. Yo, que no sabía decir más que "yo no soy una manzana" en alemán, sí conocía un montón de mentadas de madre (empezando por una precaria traducción literal que era algo así como "fick deinen mutter".) En la secundaria, cuando andaban por ahí los franceses del intercambio, "voulez vous coucher avec moi?" era la frase en boca de todos, con pronunciaciones bien locochonas.
Y yo entiendo. Nadie quiere al comité de padres de familia prohibiendo la enseñanza del inglés en las escuelas, porque extiende la inmoralidad a nivel internacional y da a satanás nuevas armas lingüísticas para corromper a sus retoños. Por eso mejor mutilar al ser humano en los libros de texto.

Palabras incómodas

El otro día en mi clase de inglés, mi veintiúnico compañerito -un güey genérico, de esos de edad, condición social y personalidad indefinidas- estaba relatando una historia, cuando de pronto detuvo, casi en seco, su atropellada angloparlancia. Empezó a gesticular y, titubeante, preguntó: how do you say... hhmmmm.. *más gesticulación*... así... morenitos? (sic).
"Morenitos". MORENITOS. ¿Qué tal la agresividad visual, eh? El diminutivo, a manera de eufemismo, hace que la palabra suene innecesariamente grotesca, se convierta en un enredo bien tonto de connotaciones, y que uno ya no sepa ni qué pensar. Especialmente cuando quien la dice es "dark skinned". (pérense... ¿sí se dice así? Noh, esto amerita un paréntesis sobre las clases de idiomas "políticamente correctas". El siguiente post versará sobre ello.)
"Negritos", "chinitos", "japonesitos". No me ha tocado tener colegas pertenecientes a minorías raciales, pero estoy segura de que si en clase alguien dijera "provincianitos" medio salón se le echaría encima. "Ay, es que es... veracruzanito." Aunque eso sea mera suposición -nunca he oído a nadie hablando con semejantes términos-, "provinciano" no es una palabra que se pueda usar tan a la ligera... luego los tapatíos andan haciendo patria matando chilanguitos que osen usarla inapropiadamente.
En la escuela, los compañeritos ("compañeritos" no como eufemismo, sino en afable tono despectivo. Lo que termina siendo una enredada forma de peyorativo endulzado: también un eufemismo. Bah. Pinches compañeritos.) se ponen de colores al momento de referirse a "las clases menos favorecidas". "A esa gente... le gusta... pues así, la música grupera y eso..." ¿A poco no suena incómodo? Los del área de publicidad sufren cuando les toca como tema de exposición "los dirigidos por la necesidad" según la clasificación mercadotécnica. Los de producción tragan saliva cuando tienen que definir al target de su comercial de refresco como las clases populares.
Me imagino que en Política y Sociología ocurre un fenómeno parecido cuando los chairos, con la culpa que sienten por ser RICOS (mayúsculas dramatiquísimas) atorada en el pescuezo, hablan de las malévolas clases altas y la opresión-contra-los-oprimidos, esperando secretamente que nadie comente sobre el carrazo que los espera en el estacionamiento. (Yo, la verdad, me encontraría en la misma situación. También he de aclarar que en este post los malos no son los del carro, sino quienes se lo recuerdan al propietario para hacerlo sentir culpable. En mi caso, me evito problemas al no tener carrazo ni padres influyentes que hagan que la burguesía me pese en el salón. Aunque, por supuesto, preferiría sí tenerlos.) (Y otro paréntesis: eso en Comunicación no pasa porque hay puro jodido. Chin, ya me sentí incómoda con la afirmación. Pero ya saben a lo que me refiero. O sea, yo también sería de esos jodidos, ¿no? Ay, basta de justificaciones.)
Vivo a media cuadra del Pro-ciegos. Siempre me han preguntado por qué hay tantos "cieguitos" por mi casa. También hay un manicomio, del que los locos se escapan, y andan sembrando las calles de anécdotas. Cuando son contadas, los protagonistas no son otros que los "loquitos". En la tele, Lolita Ayala y sus huestes ya ni siquiera hablan de "discapacidades", sino de "capacidades especiales" (¿ps qué, convierten en plomo en oro, leen la mente de los estafadores, predicen terremotos y debacles financieras?).
Me gustaría saber qué clase de porrazo te pondría un "manquito" con su brazo bueno si te refirieras así a él. O la forma en que un "esquizofreniquito" reaccionaria al sentirse aludido por semenjante aberración terminológica.
Como bien dije ya alguna vez, hay palabras que no deberían ponerse nunca en diminutivo.


martes, agosto 10, 2004

Qué ocurrencias

Dream Theater es así como que de mis bandas favoritas. Y van a tocar en Monterrey, pero no en el DF. Uhmch. En mis tiempos clavados, ahorita ya estaría haciendo reservaciones para irme pa' allá (de hecho, el mejor concierto de mi vida ha sido el de Dream Theater en Monterrey, en 2002). Pero ya no estoy para esos trotes.
Lo que me consuela es que son abridores de Yes. Entonces seguro van a tocar menos tiempo y todo eso. Bah, pero aun así mi gusanito-grupi se retuerce y me dice: ve, anda, lánzate. Pero no. Si fuera otra ciudad, me lo tomaba de turista, pero pinche Monterrey, ya fui dos veces.
Ni modo, ahí pa' la otra.

sábado, agosto 07, 2004

Murió Bob Ross (hace 9 años)


Hace unos 6 años, en una de las primeras pedas de mi vida (de esas vespertinas de prepa), estaba yo aprendiendo a ver el mundo chueco cuando alguien llegó y me dijo: que se murió el Bob Ross.
Fue una noticia abrumadora, especialmente en mi novedoso estado alcohólico. ¿Cómo? ¿El de los paisajes horrorosos, del doblaje infame, de las frases optimistas? ¿Bob Ross, el del peinado afro? Él.
A partir de ese momento me he encargado de dar a conocer la noticia. Todos quedan sorprendidos. Los pilla una tristeza que quién sabe de dónde viene. ¿Y ahora con quién vamos a tener el placer de pintar?
Había estado difundiendo esa información sin documentación alguna: mi única fuente era la chica que me dio el fatídico informe aquel día. Por eso ahora he decidido corroborarla, y sí, Bob Ross murió. En 1995. Tenía 52. ¿Cómo murió? Hay varias versiones en internet: unas dicen que fue de cáncer de garganta, otras hablan de un tumor cerebral, y finalmente está la teoría de una inflamación mortal de los ganglios linfáticos.
En mi investigación, me encontré con algunas frases del fenecido pintor. Miren, esta está bien útil: "We don't make mistakes here, we just have happy accidents. We want happy, happy paintings. If you want sad things, watch the news. Everything is possible here. This is your little universe."
De esta, en cambio, no puedo decir mucho: "God was having a good day when He made Alaska."
Posted by Hello

Insufribles danzas polinesias positivistas

¿Han estado alguna vez en una presentación dancística de aficionados, muy al estilo de los festivales del día de las madres en las primarias? Probablemente en sus infancias, como yo, que tuve que bailar Colás-Colás-Colás-y-Nicolás adentro de un esponjoso traje de encajes blancos. Pero no es lo mismo estar ahí zapateando un ratito y platicando con los cuates, que ser la pobre mamacita-de-familia que tiene que chutarse TODAS las coreografías que "con mucho cariño en su día" maestras (o "misses", según la naturaleza lucrativa o no de la escuela) con nombres como "Marilú", "Teresita" o "Lupita" han montado. Yo no sé quién les ha dicho que es buena idea ponerle pasos, como diosito les dé a entender, a la música regional elegida. Como si para convertirse en coreógrafo bastaran 3 años de deficiente formación en la Normal de maestros.
Y ahí tenemos a un montón de niños torpes, durante días y días, siendo sometidos a la vejación de los repetitivos ensayos bajo el agresivo sol primaveral. "Hasta que no les salga parejito, no nos vamos al salón, y tampoco pueden tomar agua". Qué Irak ni qué chingados. Ah, pero esto las mamacitas -en su glorioso día- no lo saben. A ellas sólo les toca ver a unos bodoques envueltos como tamales regionales, bailoteando atrozmente las versiones más tristes de "La boda huasteca", "El jarabe mixteco", "La danza de los viejitos", "Guadalajara-Guadalajara", y claro, el celebradísimo "Jarabe tapatío" (que por lo menos está movidito).
Pues ayer me tocó algo parecido. Fue la presentación de los talleres de baile de la UNAM, y fuimos a ver a Itzel, que todo este semestre estuvo en danza árabe y ayer por primera vez aparecería en público. Su esperado número, por desgracia, estuvo precedido por un montón de bailes que, aunque montados por supuestos "profesionales de la danza", se veían iguales que los de cualquier institución-de-educación-básica-dependiente-de-la-sep. Por lo menos no todos fueron regionales (además llegamos tarde y ya nomás nos tocó uno veracruzano donde todos se equivocaban y se daban empujones involuntarios). Hubo "bailes de salón", con unos dones que bailaban tiesos-tiesos como cabello con gel Xiomara, incluso la lambada (¡el baile prohibido!). Había un señor que, no había más explicación, estaba bien borracho: parecía la versión danzonera y panzona de Harpo Marx. Y, hay que reconocerlo, el Charleston estuvo bueno, y yo daría mi alma por bailar como la única que... bailaba (los demás pasoteaban torpemente la coreografía, como seguramente yo lo hubiera hecho).
Lo realmente lamentable fue la saga de bailes polinesio-jagüayanos. Fue horrible, y duró una eternidad. Cuando creías que habían terminado, no, el escenario se llenaba con una nueva camada de mujercitas enseñando la barriga. Medio se movían al ritmo de la soporífera música, mientras un gangoso recitaba poemas que más bien parecían lo dicho por Bob Ross a la hora de pintar un cuadro "con hermosas montañas, árboles felices y paisajes muy suaves". ¡Pesadilla! Realmente me enojé: ¿quién, QUIÉN se mete a una clase de algo tan aburrido? ¿Qué clase de pedagoga hay que ser para preferir eso sobre el tango, los bailes de salón, o las danzas orientales?
Que por cierto, estas últimas, cuando al fin salió Itzel, demostraron ser una gran opción para invertir las tardes. Están movidas, cachondas, y muy vistosas -especialmente con los vestuarios tan chingones que se diseñaron, escandalosamente contrastantes con los trapos de flores mal estampados y escobetas de paja de las polinesias. Felicitaciones a Itzel, que además era la qué mejor se movía del grupo: ella era de las que bailaban, no de las que nomás memorizaron la coreografía y pasito un-dos-tres.
Pero volviendo a los demás, *suspiro de desaprobación*. Supongo que ha de ser difícil poner a bailar a un montón de piedras que se inscriben a un taller de danza como bien hubieran podido meterse a clases de macramé, programación neurolingüística o inglés para administradores. Sin embargo, ¿es realmente necesario que las coreografías sean así de aburridas, iguales a todo lo ya visto, pasito pa' acá, pasito pa' allá, ahora nos juntamos y luego nos separamos? Insisto, se nota demasiado que se aprendieron de memoria los pasos, como si fueran las tablas de multiplicar, y que no se divirtieron mucho que digamos en el proceso.
Pero yo qué digo, si nunca pude aprenderme la coreografía de "La Macarena". Ya no digamos la de "Aserejé".

viernes, agosto 06, 2004

Gelatinas y DJ


Pa' que vean que yo no miento. He aquí me refrigerador lleno con las gelatinas que ofreceré hoy en la noche. ¿A poco no soy buena anfitriona? Las hay de vodka y de ron, de todos sabores y colores.
Ah, y para persuadir más, habrá DJ, ¿quihubo? Y no cualquier DJ: Mario-DJ (también conocido como Mario-pintor, que no es lo mismo que Mario-diseñador).
Ya, cáiganle. Posted by Hello

martes, agosto 03, 2004

Sin deberla ni temerla: fiesta de cumpleaños

El viernes es mi cumpleaños. Para ese día no tenía yo más planes que estrenar mi vestido bolitas. Ah, e ir a la presentación de danza árabe de Itzel. Pero hoy Mario me informó que De la O prestó su depto de la San Rafael, y sí, que va a haber fiesta en mi nombre, ¿quihubo?
Desde los 5 años no he tenido una fiesta de cumpleaños. Uhm, bueno, a los 8 invité a mis 4 vecinitos y Héctor organizó que jugáramos tesoro escondido (hay que reconocerle que estuvo chido). A los 11 traje a mis amiguitos de la escuela, pero eran muy pocos para que se considerara una fiesta. Yo, impúdicamente, traía puesto uno de esos sombreros con una margarita amarilla de plástico pegada al frente, tan de moda en los noventas. Y a los 15, Cach y Mario vinieron y se comieron mi pastel (sí Mario, ya te perdoné).
Evidentemente, todos los lectores de este blog están invitados. La dirección: Francisco Pimentel 46 interior 407, colonia San Rafael (a 3 cuadras del metro San Cosme). Es el viernes 6 de agosto, ahí como a las 10 PM. Cada quien lleva su chupe, pero yo voy a hacer unas gelatinitas fiesteras con piquete, si llegan tempra igual les toca alguna.

lunes, agosto 02, 2004

Falsa alarma, ¡fiu!

No estoy embarazada, ¡eeeh! 'Ora sí me había espantado. Los detalles técnicos son engorrosos y aburridos pa' explicar (que si el día, que si las pastillas vaciladoras que estoy tomando, que si la pendejada tardíamente detectada como tal). Ya estaba yo hasta investigando las posibilidades de automedicarme para abortar (oooh, pues sí, si siempre me tengo que automedicar cuando tengo bronquitis o dolor de barriga, porque los matasanos del seguro y de la UNAM son infrahumanos y más ignorantes que un bloque de cemento, ¿por qué iban a saber más unos transgresores de la ley que yo, eh?) Ah, pero de todos modos el metotrexato y el misoprostol no son pichis aspirinas que te venda cualquier botarga del Dr. Simi, o sea que de una forma u otra me hubiera salido bien caro.
Considerando el dinerote que me ahorré, estoy pensando en comprarme algún gadget inútil pero que me llene de alegría. Quisiera una cámara digital que reproduzca mp3. Tal cosa existe, pero nomás he visto una de la marca "Mustek", y yo he dicho: en aparatos electrónicos, basta de comprar marcas todas pinches desconocidas. ¿Sugerencias?

domingo, agosto 01, 2004

Motivo para tener miedo

*Este post fue editado porque Mario es un imprudente*

Pasado darqueto

Hoy fui a ver a Lacrimosa. Qué conciertazo. Además fue temprano: pa' las 6:30 de la tarde yo ya estaba en el metro, de regreso a casa. ¿Quién coños dice que es buena idea hacer los conciertos de noche, cuando todo es peligroso, hace frío y cierran el metro?
Qué bien me la pasé. Me regresaron a mis tiempos de juventú, donde era una fanática obsesiva (y me tomaba muy en serio esa ocupación). Pero no sólo eso: me entusiasmé en tiempo real, no nomás recordando, y en la baladita-pa'-los-que-sufren-de-desamor (bueno, una de tantas, después de todo son darquetos) hasta me arrancaron una lágrima, ¿quihubo? Además se siente rechido corear canciones en alemán: no siempre hay ocasión de hacer tanto ruido gutural sin que alguien te vea feo.
Ah, pero la foto. Hay que justificarla. Yo quería con ese güey, ¿qué tal? En la prepa, su mismísima darquetez me seducía (era el único de toda la prepa 6, creo). Y a decir verdad, era muy chistoso (independientemente del humor involuntario que cualquier darqueto clavado provoca). Sosteníamos irreverentes charlas vespertinas bajo la refrescante sombra de los árboles (muy necesaria para cuando se está forrado de tercipelo en pleno verano). A veces, me escribía fragmentos de canciones de Lacrimosa en la parte de atrás de mi cuaderno de apuntes. Tenían faltas de otografía, pero yo no era quien para andar corrigiendo el alemán, y por eso me llenaban de ternura y emoción.
Cuando nos conocimos, en una fiesta de esas preparatorianas donde nadie baila y todos beben chela tibia, él trabajaba de tortero en una secundaria. Noble oficio: me pregunto qué clase de tortas de queso blanco habrá preparado.
Lo nuestro nunca se dio. Ni siquiera tuvimos "una cita" fuera de la escuela (una vez lo había convencido de que me acompañara a las oficinas de mi beca, pero Edemege, oportuno como simpre, saboteó involuntariamente mi paseo. No sé si condenarlo o agradecerle su torpeza.) Simplemente dejamos de coincidir en la escuela, y nunca nos buscamos más.
Luego supe que trabajaba de garrotero en Sanborns.
En la foto, le coloqué encima esa camisa -que es de Mario, y todavía anda por ahí- para lograr la obvia ironía visual. Se ve clara su expresión de "pinche Tamara, ¿esa mamada qué? Quítamela de encima". Pero ahora, 4 años después, el momento-kodak está publicado en interné. Posted by Hello